Lesiones de los instrumentistas de cuerda frotada

¿Que lesiones son más comunes en los instrumentistas de cuerda frotada?

 

En cuanto a los intérpretes de cuerda frotada como son los violinistas, las localizaciones más frecuentes de sufrir lesiones son el cuello y la articulación témporomandibular, debido a la flexión prolongada de la cabeza y el hombro que se necesita para sostener el violín [1].

La posición de la cabeza para sujetar el violín produce espasmos musculares y compresión nerviosa viéndose afectada la columna cervical.

Los brazos están en una posición constante de flexión, abducción y rotación externa con supinación del antebrazo izquierdo, es decir, una postura muy forzada que puede producir bursitis y tendinopatías de los músculos del hombro.

Es por esto, que los instrumentistas de cuerda frotada  como violín, viola, violonchelo y contrabajo, requieren de una buena musculatura en la cintura escapular para conseguir una buena estabilidad y evitar que se produzcan lesiones musculoesqueléticas.

Los músicos que tocan la viola refieren más dolor en el hombro y antebrazos que los que tocan el violín ya que se relaciona con el mayor peso y tamaño de la viola. En ambos predominan las tendinitis en el miembro superior y síndromes compresivos.

La mano izquierda del violinista presenta el doble de problemas que la mano derecha debido a que requiere una posición menos ergonómica de muñeca y dedos al ejecutar los movimientos. La mano izquierda presenta síntomas de sobreesfuerzo por su posición en extensión y desviación cubital.

Además, el mantenimiento de la postura en sedestación mientras ensayan durante un largo periodo de tiempo, representa un factor considerable para el desarrollo de lesiones, ya que incrementa el esfuerzo muscular para mantener la postura y reduce a su vez el flujo de sangre,  factores que favorecen la aparición de procesos dolorosos. Esta sedestación en violinistas, requiere una rotación pélvica, aumento de la lordosis lumbar y rotación hacia la derecha, rectificación torácica, elevación de hombros y codos, cabeza en lateroflexión y rotación izquierda [2].

En cuanto al violonchelo: la técnica de paso de arco con la mano derecha manteniendo el brazo izquierdo más estable provoca un desequilibrio de inclinación lateral derecha de la cabeza. Esta inclinación de la cabeza va acompañada también por una inclinación de los ojos pudiendo llegar a alterar el equilibrio postural del músico.

Es frecuente que aparezca giba en estos músicos y como compensación de la postura la pelvis no esté neutra sino que se encuentra en retroversión.

Según aumenta la destreza y el estudio ya no hace falta mirar tanto su mano izquierda y por lo tanto no inclinar tanto la cabeza.

 El contrabajista tiende a bajar el hombro derecho, tanto si toca con arco como sin él. Suele sobrecargar alguna de las dos piernas por el peso en exceso que recibe, la de apoyo y el tibial anterior del pie que lleva el pulso. Es necesario el correcto reparto de peso entre las dos piernas.

Para pasar el arco de forma correcta hay que valorar la inclinación del instrumento en relación con el tamaño del músico y decidir si colocarse de forma lateral y perpendicular o detrás del contrabajo y de forma más paralela. El paso del arco con requiere una posición del hombro, antebrazo y muñeca forzadas.

Los contrabajistas que interpretan en sedestación se quejan de dolor en zona dorsal alta y cervicales, por lo que es importante con ellos el trabajo de reeducación postural. [3]

 

En definitiva, los instrumentos de cuerda frotada generan múltiples posturas asimétricas que aumentan el riesgo de padecer lesiones, por lo que es importante que realicen semanalmente actividad deportiva para mantener la musculatura preparada, un buen calentamiento antes de ponerse a tocar el instrumento y estiramientos analíticos y globales después de tocar.

 

Referencias bibliográficas:

Trabajo fin de grado fisioterapia. Patologías musculoesqueléticas de los músicos. UCM. Saro  Jené, Elena.

 

  1. Almonacid-Canseco G, Gil-Beltrán I, López-Jorge I, Bolancé-Ruiz I. Trastornos músculo-esqueléticos en músicos profesionales: revisión bibliográfica. Med Segur Trab (Internet) 2013;59:124-145..
  2. Moraes GFS, Papini AA. Musculoskeletal disorders in professional violinist and violist. Systematic review. Acta Ortop Bras. 2012;20(1):43-7.
  3. Tratamiento y formación para artistas.